Ecografía prenatal 2D, 3D y 4D

Las ecografías permiten que podamos “ver” al bebé antes de su nacimiento. Existen varios tipos de ecografías o ultrasonidos, en 2D, 3D y 4D. Ningún tipo de ecografía es peligrosa para el feto o la madre y pueden realizarse tantas veces como sea necesario durante el embarazo.

La ecografía en dos dimensiones, se muestra en un monitor y las imágenes se ven en movimiento y tiempo real, pero son planas y en blanco y negro, y en la ecografía impresa en papel también se ve imagen fija, plana y en blanco y negro.

Las ecografías en 2D son las que se realizan normalmente en la clínica u hospital para realizar un diagnóstico fetal común. La ecografía transvaginal, que se realiza a través de la vagina y suele ser el primer ultrasonido que se emplea para detectar o confirmar el embarazo, suele ser en 2D.

Las ecografías en tres dimensiones permiten ver con volumen al bebé.

Al ofrecer una imagen más real del feto se pueden realizar mejores diagnósticos en casos en los que se necesite ver detalles.

Las ecografías en cuatro dimensiones se trata de un vídeo de la ecografía del feto en el interior del vientre materno y se puede ver si el bebé se chupa el dedo, realiza gestos con la cara, mueve los brazos o las piernas, etc…El mejor momento para realizar la ecografía en 4D es entre las semanas 25 y 32.