Inseminación artificial

La inseminación artificial, es una técnica, que consiste en el depósito de una muestra de espermatozoides, previamente capacitada, en el fondo uterino, mediante una cánula. La inseminación artificial, funcionará, si al menos una de las trompas de Falopio es permeable, y el semen del varón cumple unos parámetros mínimos , la concentración de espermatozoides móviles tras la capacitación, de ser superior a los cinco millones, por mililitro. No obstante, se han dado casos de embarazo, con cantidades menores.

Los resultados con inseminación artificial, están alrededor de un 15-20%, de embarazo por cada ciclo. De cada 100 ciclos de inseminación cerca de 15-20 resultan en gestación, y de cada 100 parejas que completan 4 ciclos, un 60 consiguen gestación.

La inseminación se realiza en 3 etapas:

Estimulación del ovario con hormonas o, inducción de la ovulación. La inseminación puede realizarse en un ciclo natural, sin estimulación ovárica, pero la estimulación ovárica con hormonas, produce el desarrollo de varios folículos, que tras la inducción farmacológica de la ovulación permite disponer de uno, o más de un óvulo para ser fecundado de forma natural, por lo tanto aumenta la tasa de embarazo, aunque conlleva el riesgo de embarazo múltiple (15%), generalmente bigemelar.

La capacitación, es la preparación del semen. Consta en seleccionar, lavar, y potenciar los espermatozoides móviles. Con estas técnicas de lavado y capacitación, se eliminan del eyaculado, restos celulares, espermatozoides muertos, inmóviles o lentos.

La inseminación es un proceso sencillo, se realiza en la consulta sin anestesia, porque no es en absoluto dolorosa y se aplica tras haber inducido la ovulación. El semen se deposita con una cánula especial dentro del útero. Después de la inseminación, la mujer permanecerá unos minutos en reposo.

Lo que se pretende con el tratamiento de inseminación artificial es:

Asegurar la ovulación, porque aunque la inseminación artificial puede aplicarse con ciclo natural, la eficacia aumenta cuando usamos gonadotropinas exógenas (iguales a las naturales) que impulsan el desarrollo folicular múltiple. Este proceso se comprueba con ecografías transvaginales y, si es necesario, con estradiol en sangre, hasta concretar el momento adecuado para desencadenar la ovulación, suministrando la hormona hCG. La inseminación se realiza a partir de 30-36 horas, de aplicar la inyección de hCG.

Capacitación para Incrementar la calidad seminal.

Las dos técnicas más utilizadas para este procedimiento son el Swim Up, los espermatozoides más rápidos suben en un medio fluido, o los gradientes de densidad de percoll. los espermatozoides más rápidos, podrán vencer los gradientes de diferentes densidades, con la retención en ellos del plasma y resto celulares.

La inseminación es recomendable para personas con esterilidad de origen desconocido, que tras el estudio básico de esterilidad, incluyendo seminograma el varón y hormonas basales, ecografía e histerosalpingografía a la mujer, no se encuentra la causa de la misma.

Para las parejas en las que la mujer no ovula normalmente,ocurre con frecuencia en las que padecen síndrome de ovario poliquístico, o padecen defectos en el moco cervical que lo convierten en un medio desfavorable para los espermatozoides.

Para casos en los que el varón presenta defectos en el semen con concentración o movilidad no adecuada (oligozoospermia o astenozoospermia) o anomalía en los genitales que impidan el coito y/o dificulten la eyaculación.