Control de embarazo normal y de alto riesgo

El embarazo de alto riesgo, se considera en gestantes que padezcan una patología anterior. Todos los embarazos se vigilan como si de alto riesgo se tratasen, pero éstos requieren un esfuerzo y vigilancia adicional con una metodología específica. Es prioritario, identificar precozmente los factores de riesgo, y estimar su importancia, en relación con el resultado perinatal, para poder disminuir así las consecuencias adversas.

+ información de interés